Centro Cultural y de Convenciones de Durango

Ex Hacienda Ferreria

Más Noticias

Jueves 08 de Marzo de 2012
Jueves 08 de Marzo de 2012
Jueves 08 de Marzo de 2012
Jueves 08 de Marzo de 2012
Jueves 08 de Marzo de 2012
Jueves 08 de Marzo de 2012
El alto horno originalmente llamado Piedras Azules comienza a principios del siglo XIX (1828) gracias a una empresa de origen inglés llamada "Compañía Unida de Minas" la cual fundía el hierro extraído del Cerro del Mercado localizado al Norte del Valle del Guadiana, el cual era transportado en tronos de hasta ocho animales de tiro cada uno hasta Piedras Azules.

Lo que determinó la ubicación del alto horno Piedras Azules  fue su paisaje,  gracias a la fuerza del caudal del Río Tunal el cual era controlado mediante compuertas y generaban la fuerza para tener en movimiento las bandas trasportadoras y sopladores que avivaron las brasas de carbón vegetal elaborado a partir de los mezquites del  cerro ubicado al Sureste.

Antes de que este recurso natural escaseara en la región, el normando Manuel Bras de Fer y el alemán Julio Lenham le compraron Piedras Azules a Lucas Alamán, asociado mexicano de la compañía inglesa. Ambos empresarios introducen a  la industria siderúrgica el empleo de carbón mineral traído desde Nueva Rosita, Coahuila; lamentablemente los dos mueren a mediados del s XIX vendiéndole el horno y terrenos aledaños a Don Juan Nepomuceno Francisco Flores y Alcalde originario de Durango, Dgo.

Este terrateniente junto con su esposa María de la Luz Quijar de Flores y Alcalde originaria de San Miguel del Mezquital, Dgo. se hicieron de numerosas propiedades a pesar de la sequía que azotó el Estado hacia 1828 todo gracias al arduo trabajo y a la simbólica dote matrimonial de tres mil pesos que fue lo que bien administraron para convertirse en grandes latifundistas.

 Todas sus propiedades presentaban la característica arquitectónica de poseer una capilla dedicada a la Virgen del Refugio, Torreones con funciones defensivas y la leyenda en la entrada de cada inmueble de: "Dios de Bondad Protegenos" . El empresario involucrado en temas agrícolas, industriales y ganaderos, en asociación con el inglés Marcos Ison, manda edificar en 1850 la Hacienda conocida como "La Casa Grande de Piedras Azules"  para que funcionara como casa habitación para los ingenieros que laborarían en el alto horno, terminando la construcción de este inmueble hacia 1855.

Don Juan Nepomuceno Francisco Flores y Alcalde quien mantuvo un perfil políticamente activo a favor del Porfiriato, muere el jueves 2 de 1886 a las 7:30 am en la Hacienda de San Juan Avilés, alias la Floreña, ubicada en Cd. Juárez, Dgo. Los seis hijos y la viuda se ven en la necesidad de buscar refugio en la Ciudad de México esto gracias a la tensión política vivida durante la caída del Imperio de Maximiliano y Carlota.

En lo que respecta a la propiedad de "Piedras Azules", esta fue heredada a Doña Rosa de Jesús Flores y Quijar de Sisniega al fallecer su padre, sin embargo, deja bajo administración de su primo hermano y cuñado, quien le cambia el nombre de "Piedras Azules" por el de "Ferrería de las Flores" a la Hacienda y alto horno, Juan Manuel Flores y Flores  ex-gobernador del Estado de Durango a finales del s. XIX y esposo de la hermana menor de Doña Rosa, María de los Ángeles Flores.

En 1892 arriba el sistema de ferrocarriles a la Cd. de Durango lo cual trae consigo un incremento en los costos de traslado del hierro extraído del Cerro del Mercado hasta el alto horno de Piedras Azules, por lo que Don Juan Manuel Flores y Flores opta por fundar un nuevo horno de fundición a las faldas del Cerro del Mercado, sin embargo, el horno ubicado en la Ferrería continua su producción con dificultad hasta 1893 que es cuando detiene permanentemente. Es a partir de esta fecha que la Hacienda comienza a ser escenario para diferentes eventos sociales y culturales, hasta que en 1899 durante un evento comunitario, sufre un incendio que consume en su totalidad tanto la Hacienda como al alto horno, con lo cual la casa habitación cierra sus puertas de manera indefinidamente.

Es entonces que el inmueble queda bajo responsabilidad del sobrino de Doña Rosa de Jesús Flores y Quijar de Sisniega, Don Vicente Flores. En 1925 que Doña Rosa regresa a Durango para vender el inmueble y trae consigo los restos funerarios de su esposo Don Ciforiano Sisnega Arcineaga quien fallece en la Cd. de México pidiendo como último deseo ser enterrado en el altar mayor de la Capilla. Doña Rosa vende las propiedades de la Hacienda con su horno de fundición -incluyendo su carbonera- al empresario Don José Saracho quien a su vez vende mencionadas propiedades -a excepción de la carbonera- a el Coronel Elpidio Velázquez en 1936, quien se dedica a saquear la Hacienda y las instalaciones del alto horno de fundición, vendiendo casi en su totalidad la maquinaria al fierro viejo.

Es hasta 1965 que Velázquez vende los vestigios de lo que fue la Casa Grande al norteamericano Robert  O. Anderson quien reconstruye el inmueble incendiado y le da uso como casa de campo. Los Anderson a su vez lo venden al alemán Gerhard Mertins hacia 1979 cuya familia lo habita hasta 1986-1988. Es entonces cuando se inicia el proceso de expropiación del inmueble finalizándose hacia 2005 con un costo de 5.5 millones de pesos pasado a ser propiedad del Estado de Durango.

Desde finales del 2011 el inmueble es parte de la oferta del Centro Cultural y de Convenciones del Estado de Durango, siendo utilizado para eventos privados y de gobierno de tipo social y cultural.

Este inmueble se caracteriza por el patio central rodeado por su arquería de medio punto con columnas dóricas cuyo jardín central e interiores de estilo inglés fueron construidos hacia 1970 por Robert O. Anderson . La parte central del patio principal presentaba una fuente de cantera de tres cuerpos y su noria o pozo original este último localizado en la porción Norte de dicho patio. La orientación del inmueble es determinante ya que en el área Sur la Hacienda (pasillo entre la cocina y los sanitarios) existía un tapanco en cuya parte superior aún se aprecian dos ventilas, las cuales cumplían la función refrigerante para la preservación de los alimentos perecederos, que es conocida como el Zarzo.

Toda la parte Sur de la Hacienda corresponde a caballerizas de dos niveles, en donde se albergaban los animales de tiro en la parte inferior en tanto que los pisos superiores fungían como bodega para el almacenamiento de pastura y forraje las cuales presentaban accesos independientes hoy en día clausurados. Es en la esquina Sureste de las caballerizas Este (jardín al fondo)  en donde se aprecia el único Torreón en pie, de los dos que fueron originalmente construidos hacia el s.XIX para prevenir ataques de los comanches.

Cronología de los dueños de la Hacienda:

a) 1821 a 1840 Compañía Unida de Minas de origen inglés con su asociado mexicano Don Lucas Alemán
b) 1840 a 1850 Don Manuel Bras de Fer y Don Julio Lenham
c) 1850 a 1886 Don Juan Nepomuceno Flores y Alcalde
d) 1886 a 1925 Doña Rosa de Jesús Flores y Quijar de Sisniega
    1886 a 1893 Don Juan Manuel Flores Flores
    1893 a 1925 Don Vicente Flores
e) 1925 a 1936 Don José Saracho
f) 1936 a 1965 Coronel Elpidio Velázquez
g) 1965 a 1979 Robert Anderson, norteamericano
h) 1979 a 2005 Gerhard Mertins, alemán

Dinos lo que piensas...

6
Comentarios
{nombre} dice:
{comentario}
Publicado hace {tiempo}.
Carlos Ochoa Elizondo dice:
Donde podria encontrar una biografia mas completa de Don Juan Nepomuceno Flores y su familia
Publicado hace 8 meses, 2 semanas.
liliana castrellon dice:
Sahira yo soy de la ferreia me podrias ayudar esque necesito saber donde puedo conseguir el plano de la hacienda SABRAS??
Publicado hace 1 año, 2 meses.
Federico Diehl dice:
Hay fotos de la capilla y el sepulcro de don Juan Manuel Flores? Mi abuela materna,l Concepcion Concha Flores y Sapien, era la hija de don Juan Manuel y nacio ella en 1868. Yo creo que era la hija de una union entre don Juan Manuel y Francisca Sapien antes de casarse don Juan Manuel con su prima.
Publicado hace 1 año, 3 meses.
sahira dice:
Los restos del Gral. Juan Manuel Flores se encuentran en la parte Oeste de la capilla en una tumba de marmol blanco elaborada por el maestro Benigno Montoya. Se oficia misa todos los domingos a las 5:30 pm Soy la autora del texto que se publica arriba, he de comentar que la información la retomo de los numerosos textos publicados por Dr. Miguel Vallebueno Garcinava, profesor investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la UJED.0 Debido a la modalidad de la publicación no es posible introducir citas o bibliografía completa pero a quien guste consultar el texto completo, por favor solicitenmelo al siguiente correo: sahirupis@gmail.com Los invitamos a visitar la Hacienda en sus recorridos gratuitos previa cita al teléfono 618 1703292 Los esperamos! Arqlga. Sahira Rincón Montero
Publicado hace 1 año, 5 meses.
liliana castrellon respondio:
Sahira yo soy de la ferreia me podrias ayudar esque necesito saber donde puedo conseguir el plano de la hacienda SABRAS??
Publicado hace 1 año, 2 meses.
fernando dice:
va articulo
Publicado hace 1 año, 5 meses.
victor dice:
Algo tiene de veracidad, claro que no todo. Es necesario contar con CITAS para que se tenga algun respaldo historico. Practicamente lo real de este escrito es la parte donde habla del saque de la casona y es por parte de los diferentes gobernantes de Durango. En el altar mayor del templo que en un principio fue dedicado a San Francisco, efectivamente se encuentran los restos mortales (o tal vez se encontraron) del General Juan Manuel flores y no los de Ciforiano Cisniega. Creo que este escrito es bueno pero la verdad antes de actuar deberiamos investigar un poco. Gracias
Publicado hace 2 años, 1 mes.